Homenaje a las Fuerzas Armadas

Video Homenaje a las Fuerzas Armadas

viernes, febrero 18, 2005

ZP, Sonsoles y los ministros protagonizan episodios de ostentación

El Código de Buen Gobierno es sólo un gesto de cara a la galería. Papel mojado. Zapatero, su esposa y los ministros de su gabinete han protagonizado diversos episodios de ostentación.

Desde el famoso "posado" de las ministras en la revista Vogue, una publicación de superlujo y ostentación, hasta el acondicionamiento de la piscina del Palacio de La Moncloa para solaz del presidente y su esposa, Sonsoles Espinosa, han sido ya diversos los episodios de los miembros del Ejecutivo que han demostrado que la austeridad no es precisamente la bandera del Gobierno socialista.

En esta lista de gestos ostentosos, además de los modelos y las pieles exhibidos en Vogue por la ministras de Zapatero a las puertas de La Moncloa, habría que enmarcar el uso de la piscina de la Guardia Civil de Valdemoro para las prácticas de buceo de la esposa del presidente, una actitud que le valió a Sonsoles Espinosa las críticas de la propia Benemérita.

Se recordará, también, a lo largo del verano, dos meses después de acceder a La Moncloa, el "capricho" de Sonsoles por veranear en Menorca, en dos lujosas villas -con un coste de alquiler superior a los 30.000 euros- que el pasado verano sustituyó a un chalet mucho más modesto que la familia Zapatero utilizaba en Almuñécar.

El patinaje en el Club de Campo de las hijas de Zapatero, sin esperar colas como cualquier otro socio, también habría que enmarcarlo en esta relación, aunque lo más llamativo ha sido esta misma semana la noticia de que se han invertido en torno a 17.000 euros para acondicionar la piscina de La Moncloa, por orden del presidente a petición, se entiende, de su esposa, con el objetivo de que la familia ZP pueda utilizarla durante todo el año.

Por si esto fuera poco, otros ministros, como José Bono, también hacen gala de su gusto por el lujo. A sus múltiples propiedades, el ministro de Defensa ha sumado un piso de unos 300 metros cuadrados en el Paseo del Pintor Rosales de Madrid, una de las zonas más caras de la capital. Se estima que puede rondar el valor de la vivienda entre los dos y los tres millones de euros, una cifra desde luego que no está al alcance de cualquier votante

Además, Bono gastó del presupuesto de Defensa una importante suma de dinero -se habla de trescientos mil euros- en una comida celebrada en la fiesta de la Inmaculada del año pasado, en el Alcázar de Toledo, con más de doscientos invitados y una suntuosa preparación de la sala para acoger el ágape. El inmueble, actualmente en obras, requirió todo tipo de acondicionamientos, desde la calefacción hasta cocinas portátiles, para que todo estuviera a gusto del ministro. El remate fue la orden de Bono de trasladar diez tapices de los siglos XVI y XVII del contiguo Museo de Santa Cruz para decorar el salón. El PP de Castilla-La Mancha dio plantón a Bono en aquella ocasión por el despilfarro.
http://www.elsemanaldigital.com/articulos.asp?idarticulo=26578